Reservas on Line

 
Inicio | Contenido

Villa Medieval de Aínsa
Declarada Conjunto-Histórico-Artístico a principios de los 70, presenta en su Casco Antiguo, un conjunto uniforme y apiñado de casas enormemente armónico en el que destacan la esbelta torre de La Colegiata y el vasto recinto del castillo, casi tan grande como el resto del pueblo. Su majestuosa plaza porticada, sus callejuelas y placetas que nos reflejan la pureza de un estilo y de una época, nos harán disfrutar en cada piedra, en cada rincón de las maravillas del Románico,  y nos trasladarán mentalmente a lo que esta villa fue en tiempos medievales. El Casco Viejo conserva casi totalmente las murallas que lo rodeaban. De sus puertas principales quedan dos en pie, la tercera desapareció a principios de siglo, al construir la carretera de acceso a la plaza. El privilegiado enclave de la villa, sus murallas y el potente castillo la hacían prácticamente inexpugnable.

Valle de Chistau
Plan, San Juan de Plan, Gistaín, Saravillo, Serveto y Sin son pueblos que viven esencialmente de la ganadería. Todos los pueblos del Valle comparten una fisonomía urbana similar. Las casas se distribuyen en empinadas y estrechas calles, adaptándose a la abrupta orografía del terreno, aunque siempre encuentran un espacio relativamente amplio donde ubicar la plaza, lugar de reunión de sus vecinos.

Valle de Vió
Fanlo, Nerín, Buerba, Vió son pintorescos pueblos situados algunos en un altozano y que destacan por sus casas solariegas con bonitas chimeneas y tejados, eras circulares e iglesias románicas.

Valle de Puértolas
El valle esta formado por los pequeños núcleos urbanos de  Puértolas, Bestué y Escuain. Poblaciones que por sí solas merecen una visita para apreciar el impresionante trabajo realizado por los agricultores en las laderas de las montañas, como es el caso de Bestué; para contemplar una preciosa panorámica sobre el valle del río Cinca, desde Puértolas;  para descubrir unas preciosas vistas sobre la garganta de Escuaín y avistar con un poco de suerte el vuelo de algún quebrantahuesos, además de punto de partida para interesantes excursiones.

Tella
Población construida en lo alto de una loma. Sus tradiciones, leyendas e iglesias nos obligan a una visita. Cuenta con las iglesias de San Martín, San Juan y San Pablo, ermita de Fajanillas y un museo de brujería; también hay un dolmen megalítico. Es el pueblo más curioso y encantador del entorno del parque y cuenta con un centro de interpretación del mismo.

Bielsa
Población que fue destruida durante la guerra civil y nuevamente levantada. Es la entrada al valle de Pineta y cuenta con gran cantidad de comercios y hostelería. Destaca la casa consistorial del siglo XVI. A este municipio pertenece el núcleo de Espierba, rodeado de preciosos paisajes que se encuentra dividido en dos barrios.

Valle del Ara
Poblaciones como Torla, Linás de Broto, Viu, Fragén, Broto, Buesa, Oto o Boltaña muestran todo el encanto de las poblaciones pirenaicas. Pasear pos sus calles supone respirar el aire más puro a la vez que la posibilidad de conocer el modo de vida de sus habitantes.

Alquézar
Situada en el Parque Natural de Guara, la villa de Alquézar destaca por la cantidad de elementos arquitectónicos de gran valor histórico con los que cuenta. Así pues, no podemos dejar de visitar el castillo y la colegiata, declarado Monumento Artístico Nacional en 1966; la iglesia de San Miguel, del siglo XVII, y el casco urbano en general que, con sus calles empedradas estrechas y sinuosas y su majestuosa plaza, nos harán retroceder en el tiempo a la época medieval.